9, 10, 11 de diciembre de 2020

Es un gusto dar la bienvenida a los poetas de Europa, USA, Medio Oriente y Latinoamérica, que han aceptado mi invitación para estar presentes en esta tercera versión de los Festivales Internacionales de Poesía del Biobío.


Un proyecto que nació el año 2018 a la luz del programa Educación Poética para Chile, cuya finalidad es sensibilizar a la sociedad de que los jóvenes tengan en el aula, la oportunidad de conocer el potencial que puede tener para sus vidas la escritura creativa.

Los que hemos podido trabajar en alianza con los profesores de lenguaje, hemos sentido el cariño y el aprecio por nuestra labor en los diversos establecimientos de la Región del Biobío, donde hemos intervenido. Ellos nos han aceptado como poetas-educadores en sus asignaturas, permitiendo durante dos o hasta tres meses, desarrollar nuestro método con los estudiantes.

Todos los que participamos de este proyecto, sabemos de la necesidad de que este fenómeno se replique a lo largo del país, y más aún teniendo presente el modo como esperamos que esto sea posible. Cito por ello la declaración firmada por los poetas que participaron de los FIPBB 2019, adhiriendo a nuestro proyecto educativo, que fue publicado en la antología "Jóvenes en las letras de Chile" que en uno de sus párrafos dice:

"Reclamamos se reconozca en la Nueva Constitución Política, el derecho de la Educación Poética para todos los jóvenes de Chile, a fin de construir un diálogo fraterno desde el multiculturalismo y una existencia coherente con nuestro singular territorio llamado Chile. Así desde la mixtura poética, alcanzaremos la anhelada primavera en toda su amplia dimensión edificando la paz desde un horizonte común. LA POESÍA"

Nuestro objetivo es facilitar que los jóvenes transiten por un camino, donde se encuentren con una herramienta útil que los ayude a lograr un crecimiento integral como individuos, porque el ser humano es una criatura compleja, y exige poner atención en varios aspectos para brindar también una educación que engrandezca el alma de los jóvenes. En ese ámbito la poesía también puede ser una gran herramienta. Si algunos piensan que la poesía no sirve para nada, están muy equivocados.

Si queremos la felicidad para nuestras vidas y para los demás, tenemos que vivir de la poesía y enseñar esa verdad, pues toda acción aunque sea de carácter económica, desligada de lo poético sólo generará por sí sola un acto de sobrevivencia en este mundo. ¿Es acaso eso lo que deseamos; sólo enseñar a vivir lastimosamente sin abarcar las regiones espirituales del ser?

Los Festivales Internacionales de Poesía del Biobío como ya les había comentado, nacieron el año 2018 de la mano del programa Educación Poética para Chile. Una de las razones de su creación fue vincular a los poetas del mundo, con un ejercicio poético que se lleva a cabo en el aula, donde emergen jóvenes promesas y de paso inspirar a los poetas con trayectoria, a considerar la posibilidad de emprender en sus propios territorios una obra semejante.

Entendemos que la velocidad tecnológica y digital se ha impuesto en nuestra sociedad como algo necesario para el bienestar de la humanidad. ¿Pero esto es así o lamentablemente en parte es una mentira? Digo esto porque en realidad acelera todos los procesos de la vida humana, y no solamente algunos. Esto me hace pensar en una velocidad sistémica que daña muchas cosas, estropeando muchas veces la salud psiquica y física de los individuos.

Acaso podemos considerar que una vida acelerada de estos tiempos, sea una de las causas del porqué la poesía está siendo erradicada poco a poco de la educación. Una de las razones tal vez sea porque ella tiene más relación con los ritmos de la naturaleza que con los de la tecnología. En la actualidad no existe en los programas educacionales un real estímulo para generar en los jóvenes, entusiasmo por ella. Este escenario provoca que esta sabiduría sea ocultada a los jóvenes, salvo contadas excepciones, de tal modo que cada año egresan de la enseñanza miles sin tener atisbos de lo que ella realmente significa.

Esta mega velocidad que se ha posesionado del planeta también afecta al medio ambiente. Los humanos estamos contaminando y provocando junto a las industrias un caos climático, que ya está haciendo sufrir a millones de seres humanos.

La naturaleza es el cimiento de la poesía, una creación forjada por un Autor, que ha extendido ante nuestros ojos cientos de maravillas para nuestro disfrute, pero si hoy la humanidad continúa destruyéndola, hará que la poesía corra el riesgo de ser aniquilada.

Vivir de la poesía es amar la naturaleza (donde nosotros los seres humanos somos parte de ella) Vivir de la poesía es alejarse de esa perniciosa y antropocéntrica mirada, que ha pretendido elevar a la humanidad a la categoría de un dios y mirar muchas veces con desprecio el mundo natural. Vivir de la poesía, es saber que un árbol también puede ser un poema, una majestuosa columna que eleva tiernas hojas sobre nuestras mentes, o un ancla que se hunde en las raíces del ser para alcanzar un nuevo conocimiento de nosotros mismos. Este proceso con seguridad nos hará ver un árbol no como una casualidad en el planeta, sino el escenario diseñado para observar un bello fruto en su fronda; pájaros posados en una rama que cantan despojados de toda soberbia al amanecer.

La naturaleza como cimiento de la poesía, nos impone un imperativo moral acorde a la realidad de un mundo que va directo a su ruina. Esta toma de conciencia requiere proponer una acción concreta en ayuda de ella, y la propuesta es: otorgarle un reposo a la tierra del gran asedio que padece desde hace mucho tiempo, generado por el gran desarrollo tencnológico que exige más de lo que pueden resistir sus ecosistemas.

En este contexto nuestra lengua castellana, tiene algo que decir. Sepan ustedes que "sábado" significa "descanso" "cesar de trabajar" también en otras lenguas su significado es similar.

Esto nos hace considerar que frente a la crisis climática, (responsables como humanidad de ella) es oportuno considerar su significado, como un llamado ESPECIAL EN ESTA HORA DE CRISIS.

El significado de la palabra sábado en nuestra lengua, nos recuerda y nos invita a concederle a la tierra un descanso. Somos los humanos los que estamos destruyendo nuestro planeta, por lo tanto los responsables de ayudar para que tenga tiempo para recuperarse.

Cesemos de trabajar, pongamos freno a esa feroz estilo de vida que destruye nuestra felicidad. Los invito a que permitamos que la tierra descanse el día sábado, y así ayudaremos en esta encrucijada a salvar al planeta y a nuestra propia humanidad.


                                                         Agustín Benelli

                                                                                                        Director